A r t e s . P l á s t i c a s

Educación Estética y Artística

A c t i v i d a d ... d e ... A p r e n d i z a j e

Esta Actividad de Aprendizaje se compone del estudio de la información contenida en esta página, la lectura complementaria (en formato PDF) y su correspondiente Evaluación.
I n t r o d u c c i ó n

Los objetivos generales de aprendizaje de esta sección, permiten que el alumno conozca los conceptos de arte y estética clásicos, para que él pueda desarrollar su propia idea e identifique las principales características de la manifestaciones artísticas contemporáneas de las artes visuales de su entorno y por último el alumno conocerá una metodología de apreciación estética, que podrá poner en práctica basándose en ejemplos establecidos.

CONCEPTOS SOBRE ESTÉTICA

Friedrich Kainz
El adjetivo “estético” no tiene para nosotros una significación objetiva, sino, en primer término, una significación de estado, funcional. Designa un determinado punto de vista, un tipo de apercepción, una manera de concebir la vivencia de la captación de los valores y del comportamiento cultural-espiritual. (1)

G.W.F. Hegel
La estética, cuyo objetivo es el amplio reino de lo bello. Hablando con mayor precisión, su campo es el arte y, en sentido más estricto, el arte bello.
“Hemos de reconocer que la palabra estética no es totalmente adecuada para designar este objeto. En efecto, “estética” designa más propiamente la ciencia del sentido, de la sensación.” (2)

Carlos Gershenson
Es claro que, debido a la fuerte dependencia que la cultura crea sobre el concepto de lo bello, al evolucionar la cultura humana también evoluciona su concepto de lo bello. Es por esto que la estética griega es adecuada para su cultura, la medieval para la suya, y sucede lo mismo con la india, china, maya, renacentista. Pero con una cultura tan rica y diversificada como la que tenemos en la actualidad, todas estas estéticas comprenden sólo partes de nuestra cultura.
Al probar que todo sistema basado en axiomas es incompleto, esto es, que no se puede demostrar que es valido universalmente, nos vemos obligados a aceptar nuestra finitud, e incapacidad de comprender la infinitud. Somos seres incompletos. De ahí que no pueda haber en una cultura humana una belleza absoluta.
Podemos ver a las creencias como los axiomas de la razón, no se pueden probar, por lo tanto la razón tampoco puede probar su validez universal, podemos decir entonces que las estéticas están contenidas en las ideologías. Entonces lo que yo considere bello, dependería de mis creencias (3)

La actitud estética, o la forma estética de contemplar el mundo, es generalmente contrapuesta a la actitud práctica, que sólo se interesa por la utilidad del objeto en cuestión, la forma estética de observar, es también ajena a la forma personalizada de hacerlo, en la que el observador en vez de contemplar el objeto estético para captar lo que ofrece, considera la relación de dicho objeto hacia él. Cuando contemplamos estéticamente una obra de arte o la naturaleza, nos fijamos sólo en las relaciones internas, es decir, en el objeto estético sus propiedades; y no en su relación con nosotros mismos, ni siquiera en su relación con el artista creador de él o con nuestro conocimiento de la cultura de donde brota. La mayor parte de las obras de arte son muy complejas y exigen nuestra total atención. El estado estético supone una concentración intensa y completa. Se necesita una intensa conciencia perceptiva; y tanto el objeto estético como sus diversas relaciones internas han de constituir el único foco de nuestra atención. (4)

La estética que en su definición inmediata, es considerada como la “teoría de la belleza en general y del sentimiento que despierta en el hombre” (5), es lo que nos permite acercarnos al análisis y goce de la producción del arte, y aunque tengamos diversas posturas según el tiempo histórico, siempre será el hombre el que tenga en sus manos la posibilidad del goce estético de la creación y el goce estético de la contemplación de las manifestaciones llamadas artísticas en cuanto la transformación de la materia parta de la necesidad de transmitir belleza.

    • 1) Estética, trad. De Wenceslao Roces, Fondo de Cultura Económica, México, DF, 1952. Tomado del libro Lecturas Universitarias 14, Textos de estética y teoría del arte, Adolfo Sánchez Vázquez.
    • 2) Lecciones de estética, Volumen I, G.W.F. Hegel, ediciones península.
    • 3) Mi Estética, Carlos Gershenson, Facultad de Filosofía y Letras UNAM, noviembre 2000
    • 4) Estética, historia y fundamentos, Monroe C. Beardsley, John Hospers. Décima edición, ediciones Cátedra. 1990
    • 5) Diccionario de la Lengua Española, Esencial, Larousse